martes, 25 de julio de 2017

El super-espía




por Hugo Bruschi en el Año de la Organización.

Si al Carnaval que se aproxima le faltaba algún tema, aquí tendrán los letristas uno que no tiene desperdicios. Junto al Tesoro de las Massilottis, el baile de los 71 de la calle Anzani y el empleado de AMDET que llevó a su familia a pasear en un Trolleybus, quedará seguramente en la memoria de nuestra gente, como lo mejor en materia de humorismo.

La historia de este modesto espía, que por modesto e insignificante no fue reclutado por la CIA o la antigua KGB hoy con otro nombre, tiene que convertirse en un Best-seller carnavalesco. Se aguantó 20 años entre políticos y sindicalistas sin aburrirse. No había a quien espiar pues todos jugaban en el mismo equipo y pateaban para el mismo lado. Medalla de Oro a la paciencia. Ahora lo descubrieron gracias a una paciente tarea de "contra-inteligencia" llevada adelante por nuestros dirigentes.

Los archivos que el pueblo reclama, están en buenas manos y ellos nos van informando en cuenta gotas y en el momento oportuno lo que allí se esconde de aquel pasado. Bueno.....no todo, hay algunos datos que deben ser manejados con cierta prudencia para no despertar susceptibilidades. La verdad como el veneno viene en pequeñas dosis... Pero ahora lo tenemos y aunque se haya jubilado en el 2005, lo vamos a escrachar para hacerle saber al pueblo, las consecuencias nefastas que su infiltración le ocasionó a la Revolución.......






No hay comentarios:

Publicar un comentario